Año X | EDICION 4539 Actualizado: 21:11
Resistencia, Martes, 30 Mayo 2017

Refugiados sirios en Sáenz Peña

“En los momentos que tienen contacto con Siria se deprimen mucho”

19/05/2017 Así lo comentó el productor agropecuario de Sáenz Peña, Germán Bolatti, al hacer referencia la familia siria que llegó a la ciudad termal hace apenas siete días, huyendo de la guerra. Dijo que los hijos del matrimonio irán a una escuela privada de la ciudad y que el jefe de la familia tendrá trabajo en una fábrica de pastas.

Nota_7600a7bda2867a215a658c08db592d39
La familia siria que llegó a Sáenz Peña está constituida por una pareja de treinteañeros y sus tres hijos.

Germán Bolatti se convirtió en el protagonista de una gran noticia. Es productor agropecuario y desde hace una semana tiene en su casa a una familia de sirios que llegaron hasta Sáenz Peña huyendo de la guerra. 

 

El grupo familiar está constituido por una pareja de treinteañeros y sus tres hijos: dos mellizas de ocho años y una beba de seis meses. Bolatti logró que ingresen al país tras un largo trámite que inició en julio del año pasado. Lo hizo a través de la ONG Refugio Humanitario Argentino en calidad de “llamante”. A partir de ahí, los cincos sirios ingresaron al país con una Visa Humanitaria. 

 

El jefe de la familia es tornero especializado y según Bolatti comenzará a trabajar en una fábrica de pastas de la ciudad. Con respecto al idioma, comentó que por el momento se manejan mucho con el traductor del teléfono. De todos modos, señaló que un profesor de Resistencia va una vez por semana a Sáenz Peña para enseñarles castellano a los sirios y árabe a la familia de chaqueños. 


“Lo hemos mantenido bastante blindado el tema de la llegada por una cuestión de seguridad pero ya hace una semana que están aquí en Sáenz Peña”, contó Bolatti en declaraciones a RADIO CIUDAD. “Por suerte ha salido todo bien. Hay que recordar que son tres días de viaje y sobre todo con una primera parte de ese viaje muy complicado, que es salir de Alepo, que es la ciudad donde están ellos”, indicó. 

 

Bolatti contó que los primeros días en Sáenz Peña “les costó acomodarse a los horarios”. “Todavía les cuesta un poco. Por supuesto que el muchacho (el padre de familia) todavía no empezó a trabajar pero lo hará en las próximas semanas. Entiendo que mañana o pasado ya vamos a hacer que las nenas vayan a la escuela por primera vez. Hay un colegio privado que las recibe. Y hay unas personas de Buenos Aires que van a solventar sus gastos de estudios”, explicó. 

 

Sobre los niños, comentó que “son chicos muy buenos, cariñosos y alegres pero obviamente han sufrido mucho en aquel momento durante tantos años en la guerra, como lo que han dejado sus familiares”. “Hacen que en los momentos que tienen contacto con Siria vía satélite se deprimen mucho. Son cuadros complejos”, dijo.

 

Trámites

 

El productor sáenzpeñense comentó que si bien todo el trámite para traerlos a Argentina fue complicado, lo que atrasó la llegada de la familia fue la bebé. “Eso fue un poco lo que nos atrasó el viaje porque cuando decidimos convertirnos en ‘llamante’ allá por juliio del año pasado, nos dimos cuenta que la chica estaba embarazada de ocho meses y ya no podíamos traerlos”, explicó.

 

“Entonces hubo que hacer todo un procedimiento: enviarle dinero para el parto. Obviamente una vez que tuvimos la visa dentro de lo que es el Programa Siria nos faltaba la de la bebé. Y es una situación complicada por que había que ir al registro de las personas en Alepo para poder sacar las partidas de nacimiento, el pasaporte y visado. Para esos trámites había que buscar los días, que no fue algo fácil. Días que no hubiera bombardeos tampoco. Llegamos a marzo por suerte con todo aprobado. Y después el operativo de salida llevó más de un mes”, sostuvo. 

 

¿Qué lo llevó a tomar esta decisión?, se le preguntó a Bolatti. “Siempre miré las noticias como miramos todos y la vez que apareció la foto del chiquito sirio en la ambulancia que estaba ensangrentado y que estaba sentado solito me sentía muy mal”, dijo. 

 

“Yo tengo un hijo de 11 años e imaginarse a los padres bajo las bombas, gente inocente que no tiene nada ver. Y en el caso de estos chicos, con el agravante de que son católicos y están a merced de ISIS y en cualquier momento los pueden matar”, añadió. 

 

“No son sólo las bombas sino la Jihad islámica que están a merced de ello. A partir de ahí empecé a buscar en las redes sociales a ver si podía ayudar. Y fue como la punta de un ovillo: llegué a Refugio Humanitario Argentino, que están conformadas por personas comunes y que empezamos a trabajar dentro del Programa Siria, que tiene el Estado argentino para ayudar a refugiados de la guerra Siria. Entonces nos pusimos a trabajar. Elegimos una familia que sabíamos cómo estaba constituída pero no mucho más que eso. Y después nos llegó el sobre con los nombres. Ahí tuvimos la foto, los nombres. Fue como generar un vínculo de familia con ellos durante tantos meses”, comentó. 

 

“En Argentina ya entraron cerca de 40 familias y vamos por otras 40 más. Lo hicimos todas a través de la ONG Refugio Humanitario Argentino. La mayoría están en Mendoza. Otras están en Córdoba y San Luis. Tengo entendendido que en junio va a llegar un chico que es estudiante a la localidad de Resistencia”, señaló.

 

Nota relacionada

Una jueza chaqueña recibirá a estudiante sirio para evitar que lo recluten para la guerra

 

Chaco Día por Día