Año X | EDICION 3568 Actualizado: 21:50
Resistencia, Jueves, 02 Octubre 2014

Detalles del proyecto

Objeción de Conciencia para todo, menos para los impuestos

Aunque el polémico proyecto de ley de Objeción de Conciencia, impulsado por la diputada, Elda Pértile, es amplio en su rango de acción, es muy específico con respecto a que nadie puede acogerse a él para no tributar al Estado.

Nota_8984

Si bien el polémico proyecto de ley de Objeción de Conciencia que está impulsando la diputada oficialista, Elda Pértile, es amplio en cuanto a su rango de acción, es muy claro con respecto a una cosa: nadie puede acogerse a esta prerrogativa para no pagar impuestos. El artículo octavo, del proyecto N° 2667/10 que pide que el estado provincial garantice a todos los habitantes de la provincia del Chaco el derecho fundamental a no actuar en contra de la propia conciencia personal señala que por ningún motivo un ciudadano podrá alegar la Objeción de Conciencia que trata la presente Ley, en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

La Objeción de Conciencia es la oposición de una persona, por motivos morales, éticos o religiosos, al cumplimiento de un deber jurídico, de una orden o mandato de la autoridad, expresa el artículo segundo del proyecto de Pértile. Y continúa en el tercero señalando que cuando se demande una Objeción de Conciencia en sentido estricto contra normas de la Provincia del Chaco, corresponde el proceso de amparo, hasta tanto no se sancione una norma que establezca el procedimiento especial para el amparo del objetor, sostiene.

En este sentido expresa que los Jueces que entiendan en la controversia deben: a) Examinar si la objeción está indubitablemente acreditada y constituye un precepto sustancial de la creencia que se invoca; b) Efectuar un análisis de razonabilidad de la norma objetada, examinando si el Estado acreditó un interés público estricto en su cumplimiento por el objetor y la posibilidad de que existan medios alternativos menos restrictivos para la conciencia del demandante; c) Ponderar la existencia de prestaciones sustitutivas, en caso de que correspondiere, o los actos alternativos que el objetor pueda cumplir en reemplazo de lo mandado en la norma que objeta; d) Considerar la especial protección de los menores en casos de que éstos estuvieran afectados por la objeción presentada.

En principio, la Objeción de Conciencia puede plantearse ante cualquier tipo de mandato que se derive del ordenamiento jurídico, como normas médicas u obligaciones tributarias. De todos modos, y teniendo en cuenta del sector conservador del cual proviene, el proyecto está enfocado claramente a dar una salida legal a aquellos titulares de Registros Civil que no quieran casar a personas del mismo sexo. Y también, si se aprobara su despenalización, evitar que los médicos que estén en contra no sean obligados a realizar abortos.

OBJECIÓN FISCAL
A pesar de que la objeción fiscal parece un tanto descabellada, se dieron casos en distintos países del mundo en los cuales, objetando su conciencia, muchas personas se negaron a pagar impuestos. Según se lee en la enciclopedia comunitaria Wikipedia, la resistencia fiscal es típicamente motivada por el desacuerdo con las políticas del gobierno o institución que se dedica a recoger los impuestos.

Esto puede incluir oponerse totalmente al Estado o a la institución tributaria, y no sólo políticas específicas (por ejemplo, la oposición de Gandhi en su momento al Imperio Británico). Los anarquistas que resisten a los impuestos se oponen a cualquier persona o institución que exija tributo (obligatorio bajo amenaza de castigo).

Los anarquistas cristianos de la escuela pacifista resisten los impuestos sobre todo los que financian la violencia gubernamental. Algunas personas sugieren que el derecho a negar el pago de impuestos es en el espíritu de la democracia, dar a la gente un derecho de veto y obligar los gastos del gobierno a hacerse con el consentimiento de los gobernados.

JURISPRUDENCIA
Por otra parte, y para fundamentar su proyecto, la diputada Pértile destacó la necesidad del tratamiento y aprobación de esta medida ya que la sociedad asiste a cambios que se están produciendo () que hacen referencia a situaciones en la que se debaten cuestiones religiosas y morales que involucran a la población en general, por este motivo deben ser tenidas en cuenta: así por ejemplo, en la segunda mitad del siglo XX la conciencia pacifista fue invocada para no cumplir con la ley de servicio militar obligatorio.

En este sentido, la diputada recordó el caso Portillo. Aunque el servicio militar obligatorio ha desaparecido en muchos países, incluido el nuestro, es interesante recordar este supuesto de objeción de conciencia por cuanto fue uno de los que debió ser resuelto por la Corte Suprema de la Nación argentina: una persona invocaba el derecho a profesar libremente su culto -protegido por los artículos 14 y 20 de la Constitución Nacional- y la religión que compartía le prohibía portar armas, ejercer violencia sobre otras personas, etcétera.

El 18 de abril de 1989 en el expediente conocido como Portillo, la Corte de la Nación, por tres votos contra dos -en ese momento estaba integrada por cinco jueces- dijo que el objetor de conciencia no puede pretender ser eximido de cumplir con la conscripción, pero se impone que pueda prestar el servicio militar sin portar armas ni realizar actividades violentas, de modo tal que las fuerzas armadas debían permitir que la persona cumpliese el deber sin violentar sus propias convicciones, señaló.

Sobre esta jurisprudencia, el referente de la Comunidad Homosexual del Chaco e integrante del colectivo Unidos por la Diversidad, Ricardo Maidana, consideró que la misma no está ni por asomo cercana a la medida que intenta impulsar la legisladora chaqueña ya que trata de la decisión de un ciudadano común y no trata sobre el cumplimiento de una ley por parte de un funcionario público.

El caso Portillo es totalmente incompatible con el tema del funcionario. Es un ciudadano que por convicciones religiosas se presentó a la Justicia para que, por cuestiones religiosas, lo exima de realizar el servicio militar. La Justicia falló diciendo que el sí debía realizar servicio militar pero sin portar armas. Repito: es un ciudadano y no un funcionario, comentó el dirigente en declaraciones a RADIO CIUDAD.