Año X | EDICION 3533 Actualizado: 00:34
Resistencia, Jueves, 28 Agosto 2014

Capitanich ratificó normalización del cronograma

Los sueldos de julio se pagarán en los primeros cinco días hábiles

El gobernador del Chaco anunció que en la última semana de junio el gobierno provincial abonará el medio aguinaldo y que el sueldo de julio se abonará los primeros cinco días hábiles de agosto.

Nota_22646

El mandatario chaqueño confirmó este lunes que con el pago de los salarios del mes de julio durante los primeros cinco días hábiles de agosto quedará finalmente normalizado el cronograma de pagos a los empleados estatales de la provincia del Chaco. Además, anticipó que el medio aguinaldo será abonado durante la última semana del mes de junio.

La merma de la coparticipación federal y la imposibilidad de firmar hasta el momento el convenio bilateral con el gobierno nacional para refinanciar la deuda pública chaqueña que motivó un descuento en origen de 180 millones de pesos durante el primer trimestre de 2.010- fueron las principales causas que provocaron el estiramiento del cronograma de pagos del Estado chaqueño, no sólo a los empleados sino también a sus distintos proveedores. Ahora, la recuperación de la actividad económica comenzó a percibirse en los recursos recibidos por coparticipación nacional y también en la mejora de la recaudación provincial por lo que Capitanich anticipó que los salarios de julio se cancelarán durante los primeros cinco días hábiles del mes de agosto.

En conferencia de prensa, Capitanich admitió que nosotros dijimos que para el primer semestre del año 2.010 tenemos como meta generar el pago de los mismos en el plazo legal correspondiente del uno al cinco de cada mes subsiguiente. Y precisó que para el cronograma de pagos del mes de abril tenemos hasta el 16, es decir 11 días hábiles; para mayo tenemos un cronograma hasta el 14, de 10 días hábiles. Asimismo, adelantó que vamos a abonar en la última semana de junio el medio aguinaldo y con un cronograma de ocho días hábiles para cancelar el 10 de junio. Y para el mes de julio vamos a abonar los haberes el cinco del mes subsiguiente, y el resto del año con este cronograma, cumpliendo con el cronograma que nos habíamos fijado.

El peso de la deuda heredada

Con respecto a la mejora en los ingresos provinciales, el jefe del Estado chaqueño explicó que para el resto del año se prevé mantener el gasto primario y el incremento del flujo de transferencias nacionales además de duplicar la participación de la recaudación provincial en los recursos totales del Estado. Capitanich precisó que tuvimos resultado fiscal primario de 35,9 millones de pesos en febrero y 23,9 millones en enero, y que durante el primer trimestre se registró un superávit fiscal primario de 217,9 millones de pesos y 180,1 millones de superávit financiero. Esto no quiero decir que tengamos la plata, en definitiva hicimos un gran esfuerzo para cancelar las obligaciones financieras derivadas de la deuda pública existente, puntualizó.

En ese sentido, el gobernador recordó en que la provincia del Chaco tiene un stock de deuda próximo a los 4.800 millones de pesos y que debe abonar 700 millones de pesos durante 2.010, de los cuales 156 corresponden a intereses. Deuda pública que nosotros heredamos, que han sido contraidas por gestiones anteriores, que nosotros estamos amortizando, explicó.

Todo superávit fiscal primario para lo que sirve es para pagar los intereses y parte del capital de la deuda, y tuvimos un descuento neto de 180 millones de pesos durante el primer semestre, lamentó Capitanich. Y consideró que es un esfuerzo enorme que tenemos que hacer para cancelar las cuentas públicas.

La necesidad de un horizonte previsible

El mandatario chaqueño comentó que uno de los planteos que llevaron a la Presidenta es justamente el de acordar con la Nación reprogramación de las deudas públicas de las provincias a través del Convenio de Asistencia Financiera. Tenemos que definir el monto de reprogramación del capital de la deuda para tener un horizonte previsible para el flujo de pagos. De lo contrario tenemos que hacer un esfuerzo muy significativo para cancelar estas obligaciones. Si hubiésemos tenido mayor capacidad de financiamiento naturalmente hubiésemos podido acortar más rápido el cronograma, aseguró.