Año X | EDICION 4567 Actualizado: 21:04
Resistencia, Martes, 27 Junio 2017

Por Valeria Romero y Bernardo Dikstein (*)

Abstencionismo: cuando votar no es lo mismo que elegir

19/06/2017 En base a los datos de participación electoral de las últimas primarias legislativas provinciales, los magisters en Gobierno y Economía Política, Valeria Romero y Bernardo Dikstein, realizaron un análisis de las posibles causas del alto abstencionismo de la ciudadanía.

Nota_332f47b83422ff04f5c7ac8dc0ccb5d2
Evolución del abstencionismo electoral (Datos Tribunal Electoral y Ministerio del Interior)

El derecho al sufragio universal y la eliminación de barreras del acceso a la participación electoral fueron de las conquistas más trascendentes del siglo pasado y un paso indispensable en pos de alcanzar el ideal de democracia participativa. Pero, la ampliación de la participación ciudadana trajo aparejada la preocupación por la concurrencia de la ciudadanía al acto eleccionario. En nuestro sistema con voto universal, obligatorio y secreto casi no existen barreras para el sufragio, sin embargo en las últimas Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) para cargos legislativos provinciales se produjo un notorio descenso en el porcentaje de asistencia a las urnas. 

 

Según datos oficiales del escrutinio definitivo, apenas el 56.51% del padrón habilitado para votar asistió a los centros de votación en las PASO chaqueñas del 4 de junio de 2017. El dato contrasta de manera contundente con los porcentajes de asistencia a las primarias legislativas de 2013 y a las ejecutivas provinciales de 2015 que, en ambos casos, registraron un índice de concurrencia a las urnas que superaba el 74 %. 

 

Si bien hubo factores meteorológicos que pudieron perjudicar la concurrencia a los centros de votación en distintos puntos de la provincia, no explican por sí solos la baja afluencia de ciudadanos a las urnas. Nos permitimos relativizar el factor climático tomando un ejemplo: el circuito 4 del centro de la ciudad de Resistencia. Cuenta con 5164 personas habilitadas para votar y solo lo hicieron 3250, no existen en esa zona de la capital chaqueña calles anegadizas o instransitables. Similar comportamiento se dio en sectores similares con igual infraestructura.

 

La escasa concurrencia a las urnas del domingo 4 de junio puede tener múltiples causas pero, sin dudas, representa una señal de advertencia sobre el proceso electoral en el Chaco que no podemos soslayar. Este escrito no pretende agotar las perspectivas del debate sino que por el contrario se propone abrir instancias de discusión pública que deberán enriquecerse con la participación de los actores claves del sistema electoral. 

 

Hay un mensaje en el abstencionismo. El desencanto con los procesos políticos es uno de ellos, esa conciencia individual de que “mi voto no sirve si total todo sigue igual”. Sin embargo, afirmar por este caso que hemos alcanzado un nivel de conciencia colectiva de rebelión contra el sistema parece apresurado si comparamos con los registros de anteriores elecciones. Aun no podemos asegurar que se trate de una tendencia. 

 

Los estudios académicos realizados al respecto dan cuenta que un calendario cargado de jornadas electorales también produce agotamiento en los votantes. No obstante, cabe resaltar que por mandato constitucional la provincia del Chaco tiene la obligación de separar los comicios provinciales de los nacionales cuando se eligen representantes para el Poder Ejecutivo. Esa norma constitucional es bien recibida por la ciudadanía y permite elegir con mayor libertad al votante. Este año no era el caso. Aparecen como excesivas cuatro jornadas electorales en un año solo para elegir representantes legislativos. 

 

Los estudios sobre participación electoral también llaman la atención sobre el bajo entusiasmo que generan las legislativas. Pero en nuestro caso las PASO 2015 convocaron casi el mismo porcentaje que las del 2013, por ello nos inclinamos a pensar de que la cantidad ha influido en el ánimo para concurrir. Sumado a ello, el desdoblamiento decidido por el Ejecutivo provincial fue calificado por la oposición como “improductivo y costoso” poniendo en tela de juicio la oportunidad y legitimdad de la convocatoria gubernamental. 

 

Otro de los factores que pudo haber influido en la baja concurrencia es la falta de difusión adecuada del proceso comicial. Quizás, los niveles de asistencia en elecciones anteriores generaron la creencia en las autoridades ejecutivas y judiciales de “que la gente va a votar sola”. Las postales del estreno de las PASO presidenciales del año 2011 fueron muy alentadoras. Los móviles ocupados por las estrucuras partidarias para trasaladar votantes estaban estacionados en las puertas de las escuelas. Postales que se repitieron en las primarias provinciales del 2013 y 2015. En aquellas oportunidades, las condiciones económicas favorables también pudieron influir en una mayor asistencia a las urnas, según lo demuestran distintos especialistas. 

 

Pero, insistimos, las elecciones de medio término no generan el mismo entusiasmo por ello hay una responsabilidad mayor en la difusión de los por qué hay que ir a votar en primarias. Y explicar dónde está la conveniencia de elegir las listas de representantes entre las ofertas de todas las agrupaciones políticas. La consulta más frecuente en los centros de votación y en los días previos fue: es o no es obligatorio el voto. El sistema de primarias es relativamente nuevo, por eso no entendemos la falta de difusión incentivando al voto. 

 

En su libro “Qué esperar de la democracia. Límites y posibilidades del Autogobierno”, Adam Przeworski plantea una distinción entre votar y elegir. Votar es el acto físico de expresarse pero el sentido está dado por las consecuencias. Si eso no se traduce en elegir, que alguien gane, pierde su sentido y eficacia. El ejemplo que pone el autor es el de sistema de partido único en los que se plebiscitan gestiones. Ese fue el concepto elegido para convocar a votar por parte del oficialista Frente Chaco Merece Más, con una absoluta carencia de propuestas sobre qué es lo que harán una vez que asuman las bancas. En la oposición, por el contrario, el concepto priorizado fue el de controlar, pero no especificaron el cómo. Teniendo en cuenta que ya se votó el presupuesto y un segundo endeudamiento ¿qué propuestas tienen las y los diputados oficialistas? ¿Qué y cómo va a controlar la oposición legislativa existiendo múltiples organismos de control y el reciente mecanismo de juicio de residencia? 

 

Un párrafo especial merecen tres hechos muy preocupantes: la renuncia de presidentes de mesa, los votos nulos y los votos en blanco. Si la apatía del electorado por trasladarse a las escuelas a votar llamó la atención, más lo hizo la ausencia de las y los ciudadanos convocados a desempeñar el rol de presidentes. La demora en iniciar el acto electoral alcanzó a una hora en algunos lugares y lo más llamativo es que no había presencia de autoridades electorales ni de las urnas. Evidentemente, las autoridades no se representaron esta posibilidad ni tenían plan B. Tampoco parece atinado que la intimación y la amenaza de una sanción puedan producir un cambio cualitativo, aunque tal vez si uno cuantitativo. 

 

El voto nulo y en blanco llaman la atención y aquí si podemos encontrar el verdadero “voto bronca” con el sistema. Con los datos del escrutinio definitivo se advierte que la suma de votos nulos y blancos es de 25.966 personas que no quisieron elegir a ninguna lista de pre candidatos y candidatas. Es un número elevado ya que la elección no ofrecía ninguna dificultad: una boleta de un solo cuerpo, de colores diferenciados, con fotos y en algunos circuitos, boleta electrónica. Allí sí se puede observar una clara toma de posición en contra del sistema partidario. Los votos en blanco representarían a una cuarta fuerza con 17067 votos y los nulos con 8899 se ubicarían septimos entre los partidos y alianzas.

 

Esta ha sido apenas una enumeración de las posibles causas de un hecho inusual en nuestra provincia. Podemos quedarnos con una foto tipo selfie: la ciudadanía chaqueña está altamente politizada, concurrió a votar más que a unas primarias a unas internas abiertas. Mirar el vaso medio lleno no nos debe confundir, la democracia se sostiene sobre la participación popular en las elecciones y las y los legisladores representan los intereses del pueblo Chaqueño. Este abstencionismo en las PASO 2017 puede ser excepcional. De todos modos nos debe llamar a la reflexión y a generar acciones concretas desde las autoridades gubernamentales y judiciales involucrando a todas las agrupaciones políticas.

 

(*) Magísters en Gobierno y Economía Política, integrantes del Grupo “P” Grupo de Análisis Político Regional.

 

- Bibliografía consultada: “Qué esperar de la democracia. Límites y posibilidades del Autogobierno” de A. Przeworski, “Nuevo Curso de Ciencia Política” de G. Pasquino, “Participación electoral, comportamiento político y desestructuración social en Argentina y Brasil” de G. Vitullo

 

- Los datos utilizados pertenecen al Tribunal Electoral de la Provincia del Chaco.

 

 

 

Chaco Día por Día