Año X | EDICION 4535 Actualizado: 21:14
Resistencia, Viernes, 26 Mayo 2017

Opinión del NEPAR

"Sobre la inconveniencia de tener magistrados en funciones a perpetuidad"

10/02/2017 La Mesa de Conducción del Partido "Nuevo Espacio de Participación", emitió opinión sobre la controvertida intención de la doctora Elena Highton de Nolasco de continuar en la Corte Suprema de Justicia después de cumplir los 75 años de edad.

Nota_c80edf24b2a45a96a309cd3cf905933a
Juan José Bergia lidera el NEPAR

En el documento hecho público, se rechaza la posibilidad de perpetuarse los jueces en sus cargos. Se expresa textualmente:

 

"Recientemente se ha puesto sobre el tapete una discusión que entendemos amerita cuanto menos algunas consideraciones. Hablamos de los casos de magistrados que habiendo cumplido la edad legal para dejar el cargo pretenden continuar en funciones a pesar de normas contundentes que disponen su cese".

 

"El disparador del presente comunicado y caso que vuelve a traer esta cuestión a discusión es la reciente interposición de una acción de amparo por parte de la Ministra de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Elena Highton de Nolasco mediante la cual solicitó se declare la nulidad del inciso 4° del artículo 99 de la Constitución Nacional que ordena que cumplidos que fueren los 75 años será necesario un nuevo nombramiento por 5 años más por parte del Poder Ejecutivo Nacional con acuerdo del Senado, situación que no estaría en las previsiones del Gobierno Nacional y ante lo cual (y en lo que entendemos lamentablemente como una práctica cada vez más usual) la septuagenaria ministra de la Corte judicializó mediante la interposición de la citada medida, una cuestión que entendemos resulta clara y de aplicación automática como lo es que por mandato constitucional a los 75 años debe dejar el cargo".

 

"De la lectura que pudimos hacer sobre las diversas posturas y los análisis que se realizaron sobre el caso, observamos distintas aristas sobre las que creemos corresponde referirnos".

 

"En primer término la comparación que se hace con los casos de los ex magistrados de la Corte Fayt y Petracchi quienes en su momento también judicializaron situaciones similares relativas al cese de sus mandatos por alcanzar el límite etario obteniendo fallos favorables al respecto, pero sobre lo que entendemos fueron situaciones bien diferentes en tanto y en cuanto Fayt y Petracchi fueren designados en sus cargos con un marco legal constitucional completamente distinto al de Highton. Ambos en el año 1983 época en la cual la Constitución Nacional no contaba con la limitación de los 75 años, y argumento en el cual se asentaren principalmente los fallos favorables que permitieren a éstos permanecer en funciones a pesar de haber cumplido esa edad".

 

"Por otro lado, entre los argumentos que esboza Highton en su petición menciona la garantía de inamovilidad que poseen los magistrados mientras dure su buena conducta, lo cual interpretamos constituye un error puesto que lo garantizado por la Carta Magna es la inamovilidad necesaria para que gocen de una supuesta independencia a la hora de impartir justicia y dotarlos del necesario marco de imperturbabilidad que deben tener para poder ejercer sus funciones sin cortapisas, pero de ninguna manera la "perpetuidad" en sus cargos".

 

"Una cosa es la inamovilidad propia de todo magistrado mientras dure su buena conducta y otra muy distinta la intención de perpetuarse de manera vitalicia".

 

"Por su parte no constituye un dato menor el hecho de que Highton juró en su cargo sobre la Constitución de 1994, juramento el cual lejos de constituir una mera formalidad resulta (y lo ha definido la Doctrina como) "la declaración, en forma solemne, por medio de la cual se pretende garantizar la sinceridad de una promesa o la verdad de una afirmación..." (Lombardi); de lo cual es dable afirmar que la Dra. Highton juró sobre el mismo conjunto de preceptos entre los cuales estaba la norma que dispone que cumplidos que fueren los 75 años del inciso 4° del art. 99 de la CN, debía acogerse al beneficio de la jubilación, como lo hiciere (y se cita a modo de mero ejemplo) el Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni, quien además de ser Juez de la Suprema Corte fue también Convencional Constituyente durante el tratamiento y aprobación de la reforma constitucional que incluyera dicha limitación".

 

"Asimismo, no consideramos un aspecto menor el factor de la edad como condicionante para el buen desempeño de tamaña función como lo es la de impartir justicia, por lo cual, y encontrándonos en la antípodas de cualquier pensamiento que sugiera que ser un adulto mayor implique incapacidad para realizar tareas de cualquier tipo, no menos cierto es que como dice el dicho popular, "los años no vienen solos...", y que ciertamente estar en funciones como máxima autoridad del Poder Judicial a esa edad no resulta de lo más aconsejable, como asi tampoco identificar razones lógicas que aconsejen la continuidad de magistrados en esa etapa de sus vidas, sino más bien bregar por un recambio generacional necesario sin soslayar el debido reconocimiento que seguramente merezca el funcionario judicial saliente, a fin de evitar una perpetuidad que entendemos inconveniente, y que inclusive en nuestra provincia resulta inentendible contar con máximas autoridades judiciales que rondan los 90 años de edad, y que lejos de asumir estoicamente que han cumplido sobradamente con su servicio a la ciudadanía, pretenden convertir sus mandatos en vitalicios, como si nuestro sistema de gobierno fuere de corte monárquico y no republicano".

 

Chaco Día por Día