Año X | EDICION 4477 Actualizado: 17:40
Resistencia, Miercoles, 29 Marzo 2017

Calidad en la enseñanza

Educación Pública y Privada. Los padres quieren saber de qué se trata

03/10/2016 "Lo que decidamos hoy tendrá implicancias directas en el futuro aprendizaje de nuestros niños y niñas".

Nota_5f306ae66a30bf8589b95122c515ece5
Alumnos en clase.

Nuestro Presidente plantea muy acertadamente, que “La solución de la pobreza es la educación y los trabajos de calidad,” por otro lado, leyendo un artículo publicado en un diario digital que se titulaba: “La graduación en colegios secundarios privados en Argentina duplica a la de los estatales”. Un párrafo de este último, me motivó a escribir porque afirmaba lo siguiente: “tampoco los padres reclaman información sobre calidad educativa”...

 

Toda política educativa debiera diseñarse en función de la disponibilidad de información objetiva y actual acerca de indicadores en materia de calidad educativa. De otro modo, ¿cómo se podría medir el impacto de la instrumentación de políticas al cabo de un periodo de gestión?

 

Para afirmar que se puede acceder a una educación en igualdad de oportunidades, tanto en escuelas públicas como privadas, deberíamos conocer cuál es la situación actual referida al tema; lo cual me animo a afirmar empíricamente que existe desigualdad.

 

Que una escuela brinde clases todos los días del año no es sinónimo de calidad educativa, mucho menos si no se cumple el mínimo de días de clases anuales, lo cual  no es un dato menor. Se trata de algo más profundo; a los padres nos debiera interesar conocer cuáles son los resultados de evaluaciones referidas a calidad educativa, qué indicadores se manejan con información actual. 

 

Cuáles son los índices de sobreedad escolar, de repitencia, índices de abandono escolar, relación de alumnos/aula, competencia de los estudiantes en las principales áreas de conocimiento, calificación del personal docente, disponibilidad de material de apoyo como pedagógico, graduación efectiva en escuelas públicas y privadas, de nivel primario y medio, entre otros indicadores.

 

Como padres, necesitamos contar con información fidedigna para tomar decisiones acerca de la escolarización de nuestros hijos, y en ocasiones solo tenemos que recurrir a  información subjetiva (referencia que pueden darnos otros padres). 

 

Estamos frente a un mercado laboral cada vez más competitivo y ello requiere que nuestros hijos se formen en instituciones donde la calidad educativa sea excelente. Pero ello estará  garantizado si los padres, la institución escolar y el Estado como órgano rector y regulador, nos comprometemos todos juntos en aportar desde nuestro rol para mejorar la educación de nuestros hijos. Invertir en ello es la mejor opción. 

 

El desafío es formar ciudadanos pensantes, contar con padres que defiendan los valores, que acompañen el proceso de enseñanza-aprendizaje de los hijos, e instituciones contenedoras, creativas, con visión integral, humanística y con alto nivel de exigencias cognitivas. 

Lo que decidamos hoy tendrá implicancias directas en el futuro aprendizaje de nuestros niños y niñas.

 

 

 

María Avila

D.N.I. N°16.433.067

Chaco Día por Día