Año X | EDICION 4538 Actualizado: 21:04
Resistencia, Domingo, 28 Mayo 2017

¿A quién vamos a culpar?

Las 'columnas salvajes' de las que nadie se ocupa

02/10/2016 Como una metáfora de la película de Damián Szifron (Relatos Salvajes), las columnas abandonadas en las veredas de Resistencia, en cualquier momento podrían ocasionar una tragedia. ¿A quién vamos a culpar? ¿Con quién nos vamos a enojar? ¿A quién vamos a criticar?.

Nota_00bd7d23494b0360635c33d3d90dd6cb
Columnas y cartelería abandonada.

Corroídas por el óxido, la desaprensión y la apatía de frentistas y propietarios que las dejan libradas a su suerte, las columnas están ahí, listas para caerse ante el menor de los vientos, o a causa de su paupérrima situación estructural.

 

Las hay de todos los tamaños y tipos: con carteles abandonados que portan focos fluorescentes que no funcionan desde hace años; las que funcionan como porta afiches sin sentido; algunas de campañas políticas inútiles que solo ensucian y con rostros de gente que no conocemos; de cemento, de hierro, de caño, etc. Todas tienen algo en común, no sirven para nada; y son potencialmente peligrosas para los transeúntes y automovilistas que circulan a su alrededor.

 

Para empezar a construir comunidad tenemos que pensar en el otro, en el daño que puede causar actitudes irresponsables de funcionarios públicos que no controlan lo que tienen que controlar y de los encargados (dueños) de dichas columnas que las han instalado y abandonado.

 

Desde la Fundación Ciudad Limpia proponemos retirarlas y venderlas como chatarra (reciclando las que son de metal) para obtener dinero que se puede destinar a la ejecución e instalación de carteles indicadores de tránsito que faciliten a los conductores locales y fundamentalmente a visitantes de la dirección de los destinos que deseen tomar, ya que Resistencia es hoy, prácticamente una 'ciudad muda`'.   

 

Todo compatriota que desea atravesar nuestra ciudad, si no tiene GPS tiene que andar preguntando y dando vueltas complicando aun más el complejo transito local.

El peso en hierro y acero que se recuperaría alcanzaría de sobra para costear la instalación de un buen número de carteles nuevos , visibles y útiles y no tocar la raída caja del Estado.

 

Empujemos entre todos para hacer de Resistencia una ciudad más vivible, con ciudadanos responsables y funcionarios capaces. No depende de nadie más, sino de nosotros.

 

 

 

Cr. Horacio Caputo

Fundación Ciudad Limpia

Chaco Día por Día